- Publicidad -spot_imgspot_img

El fructífero 2023 de PRADOREY

No te pierdas...

Con actitud positiva y de crecimiento resume Fernando Rodriguez de Rivera Cremades, CEO de Pradorey, los 12 meses que acabamos de despedir. “2023 ha sido convulso, pero por encima de todo, ha sido un año en el que hemos hecho muchas cosas muy bien, pero todavía tenemos un margen de mejora”, apunta quien siempre dice que “el mejor vino de Pradorey aún está por llegar”. ¿No se estarán acercando ya?

Y es que 2023 ha sido un año lleno de retos para esta bodega de Ribera del Duero:

Empezando por una nueva gestión del viñedo, con grandes inversiones y una reestructuración integral. Todo un desafío que había que desarrollar sin comprometer la conversión a ecológico que también se está llevando a cabo, la transformación digital y las nuevas plantaciones. “Todo lo que nos propusimos en diciembre de 2022, se ha llevado a cabo, y, viéndolo con perspectiva, impresiona, pero es sólo un primer paso”, señala Fernando.

La cosecha también ha sido compleja y el tiempo no ha ayudado, aunque gracias a los cambios que están realizando han conseguido sortear todos los problemas; no habrá mucho vino, pero será de gran calidad.

En cuanto a las ventas, en el segundo trimestre hubo una gran contracción del mercado y se plantearon hacer acciones comerciales más agresivas, pero finalmente decidieron apostar por el reposicionamiento de marca, aunque implicase perder volumen, y están satisfechos con el resultado. “Creo que este final de año nos está dando la razón”, sentencia el director general de Pradorey.

En cuanto a los logros de este curso, su director destaca distintos aspectos:

A nivel comercial se han abierto nuevos mercados y ha crecido el reposicionamiento de la marca. Han conseguido aumentar en casi un 2% los resultados de 2022 y con mayor margen y eso, sin duda, es motivo de orgullo, sobre todo al recordar la caída que está sufriendo el sector.

En el ámbito enológico han obtenido grandes reconocimientos, repitiendo pódium en Peñín con los 96 puntos de El Retablo y consiguiendo los mejores resultados de su historia en la Guía Gourmets con 98 y 97 puntos para El Retablo y El Buen Alfarero respectivamente. Y los profesionales internacionales -Suckling, Wine Spectator, Decanter…- los han evaluado por encima de 90 puntos.

Ha salido al mercado la gama Salgüero, un proyecto en el que llevan trabajando 7 años, un trío de ases compuesto por el primer albillo mayor de la casa elaborado como un orange wine; un espectacular y complejo rosado de merlot, tempranillo y albillo; y un tinto plantado en ecológico con la uva más representativa de la Ribera del Duero y con paso por tinaja. Tres piezas de colección y edición limitada que recuperan la esencia de la DO, centrándose en el tiempo y en la uva. Estos vinos son parte del hacia dónde va Pradorey y está resultando un éxito rotundo, tanto en ventas como en reconocimiento de sumilleres y público objetivo.

La nueva plantación de Hoyo del Espino, un viñedo de garnacha y tempranillo en vaso y en ecológico. “Soy consciente de que cuando ese viñedo alcance su plenitud a nivel cualitativo, yo estaré casi en edad de jubilarme, pero esa visión trascendente de legado para generaciones futuras, de dejar huella, es lo que hace de mi trabajo algo tan especial”, explica este gran profesional que siempre mira hacia delante.

Pradorey ha sido la primera bodega de Europa en usar corchos ecológicos, reforzando su compromiso de sostenibilidad. Cuentan también con su propia presa hidroeléctrica y un huerto solar, y con el ganado que tienen generan su propio abono.

Financieramente, también se ha llevado a cabo un ambicioso plan de inversiones.

Su I+D+i, con el proyecto de Vino y Salud, también es motivo de satisfacción.

El ‘Caso Pradorey’ se estudia como ejemplo de éxito desde este curso en diferentes escuelas de negocio por todo el mundo. “Como antiguo alumno del IESE, se me ponen los pelos de punta. Para mí, ha sido uno de los momentos destacados del año”, explica emocionado Fernando, mientras repasa este intenso año.

Un año lleno de éxitos

Para Fernando Rodríguez de Rivera director general de Bodegas y Viñedos Pradorey a nivel general va a ser un año muy difícil porque el contexto lo va a seguir siendo, pero en lo específico, aquello que depende de ellos como bodega, cree que va a ser un año “apasionante”.

Seguirán apostando por el viñedo con nuevas plantaciones productivas y experimentales con varietales tintos minoritarios del Duero, trabajando en la adaptación climatológica. Además, ampliaran el viñedo ecológico avanzando así con su compromiso medioambiental. Hoy en día cuenta con 4 etiquetas ecológicas –Lía, Sr. Niño, Adaro y el novísimo Salgüero tinto– porque 45 de sus 520 hectáreas de viñedo también lo son. En 2025 esperan tener 39 más y paulatinamente reconvertirán todo en ecológico. Por supuesto, el I+D+i seguirá muy presente con el arranque de nuevos proyectos que se transformarán en nuevos lanzamientos de cara al 2025.

El gran desafío de Fernando este 2024 es “seguir haciendo lo que debemos -invertir, crecer, proyectar la compañía hacia el futuro- en un momento en el que todo te anima a estarte quieto y ser muy conservador. Pero como decía Churchill, ‘nunca desaproveches una buena crisis’. Aspiro a que el año que viene os pueda decir lo mismo que este: qué cantidad de cosas hemos hecho y cuántas han salido bien”, sentencia el director al frente de Pradorey desde 2008, que sueña con ser ‘el escudo’ de la Ribera del Duero.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img

Últimos posts

Más posts como este