- Publicidad -spot_imgspot_img

Guanajuato, Excelencia Turística y Gastronómica en Madrid

No te pierdas...

En el marco de la Feria Internacional del Turismo (FITUR), el Secretario de Turismo del Estado de Guanajuato, desarrolló la 8ª edición de la cumbre de turismo sustentable y socialmente responsable en que se establecen los renovados propósitos turísticos de la entidad para 2024.

Entre sus puntos clave destacan los fundamentados en el entorno histórico y geográfico y, muy particularmente en la gastronomía local que atesora un legado milenario. Bandera de la sostenibilidad, la gastronomía ha sido objeto de un profundo estudio de viabilidad por parte del equipo de la Secretaría de Turismo, que la señala como motor turístico de la sostenibilidad, del disfrute de lo más indispensable y cotidiano e imagen social de un Estado especialmente dotado de productos singulares, sugerencias culinarias y ocasiones apetitosas.

La gastronomía se reconoce como un componente fundamental para explorar y comprender la riqueza cultural y natural de un destino. Cada platillo típico cuenta una historia única y revela aspectos de la identidad del Estado. La cocina local de Guanajuato expresa un patrimonio culinario ancestral, marcado por la herencia chichimeca y otomí, además de la asimilación de un mestizaje culinario generado durante el periodo colonial, lo que convierte a la cocina guanajuatense en un instrumento fundamental de la estrategia turística del Estado. 

En consecuencia los responsables de turismo han elaborado un programa protagonizado por las cocineras tradicionales propicio al desarrollo de episodios donde los productos y platillos más ingeniosos y característicos del Estado salgan al encuentro de episodios gastronómicos donde también los vinos, el mezcal y el tequila, como productos especialmente competentes del Estado, compartan significativos ocasiones turísticas de la región.  

Tortillas ceremoniales 

Los pueblos mágicos de Guanajuato conservan un recetario que ha pervivido a través de los siglos como un factor destacado de su identidad cultural. Entre la desbordante variedad de ingredientes y platillos elaborados con técnicas ancestrales que merece la pena descubrir destacan las tortillas ceremoniales. Se t tarta de tortillas que se elaboran como parte de un ritual de cosecha e incorporan hermosos diseños, a modo de “ilustraciones” pintadas, utilizando sellos de realizados con madera de mezquite y tintura de muicle y otros tintes vegetales comestibles. En el pueblo mágico y cristero de Jalpa de Cánovas, por ejemplo, existen rutas para conocer esta técnica de tradición otomí, elaboradas por las cocineras tradicionales de Corralejo. También en Comonfort, pueblo mágico célebre por tratarse del principal lugar de producción de molcajetes, piezas únicas que trabajan tallando la piedra volcánica de una manera ancestral y magistral. 

Circuito del Vino 

Guanajuato es el cuarto productor de vino de México. Con cuatro siglos de cultivo de la vid, sus viñedos y bodegas constituyen uno de los segmentos con mayor potencial turístico del Estado. De sus 45 viñedos, buena parte ofrecen experiencias de enoturismo que incluyen todo tipo de actividades, desde spa y recorridos guiados por los viñedos e instalaciones, hasta circuitos en bicicleta o a caballo, pasando por el yoga, los talleres experienciales y, por supuesto, catas de vino y gastronómicas. Algunas de las bodegas ofrecen soluciones de hospedaje que se encuentran entre las mejores del Estado.

Guanajuato ha establecido un Circuito del Vino que transita por buena parte de su territorio, sin necesidad de recorrer grandes distancias. La mayor concentración de viñedos se reparte entre la ciudad de San Miguel de Allende –Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO– y el Pueblo Mágico de Dolores Hidalgo.

Cerca de Dolores Hidalgo está Cuna de Tierra, uno de los viñedos pioneros y principal productor de vinos de alta gama, con su espectacular bodega, diseño del arquitecto Ignacio Urquiza. A las afueras de San Miguel de Allende, una opción llena de sabor local, como la Hacienda San José Lavista. O la mística Vinícola Toya, con sus viñedos orgánicos y una bodega de aire medieval con la cava más profunda de Guanajuato y sus enormes monjes de piedra cual custodios de sus vinos.

Mezcal, tequila y nopales

Guanajuato se vive intensamente a través de las rutas turísticas que conectan su paisaje, sus productos y su cultura, como el circuito del nopal, del tequila y del mezcal. El Estado, con denominaciones de origen de mezcal y tequila, ofrece una amplia gama de experiencias relacionadas con su producción y el disfrute de la belleza de sus campos de agaves. Los circuitos alrededor del mezcal se concentran especialmente en el Pueblo Mágico de Mineral de Pozos, y en los municipios de San Luis de la Paz y San Felipe, que producen los mejores mezcales con denominación de origen, como Zauco o Jaral del Berrio. Las rutas tequileras se concentran en Pénjamo, la principal zona productora en Guanajuato.

Y en Valtierra –Capital Mundial del Nopal– y las comunidades aledañas, se concentran los circuitos vinculados al cultivo y comercialización del nopal. Entre las rutas, un recorrido a bordo de un “tractopal” a través de los hermosos cultivos de la Huerta de Nopaleras de Don Andrés y visitas a procesadoras y comercializadoras. Durante el recorrido se prueban nieves y tortillas –elaboradas con nopal, por supuesto–, limonadas y peculiares guisos con el nopal como ingrediente estrella, como la penca rellena, un tallo de nopal cocinado a la brasa y relleno de carne al pastor, choriqueso, nopalitos con cebolla y queso. 

Todo un prodigio de ocasiones de índole gastronómica que, como queda dicho al comienzo, suponen un tesoro de sostenibilidad que no caduca, sino que progresa y otorga especial relevancia a la 8ª edición de turismo sustentable y socialmente responsable 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img

Últimos posts

Más posts como este